Una Experiencia Speed por Cin González

 In Blog Speeddating Chile

Para los que no sepan lo que son las SpeedDating, son esas citas rotativas cortas, donde un grupo de mujeres está sentado, cada una en su mesa,  y un grupo de hombres va rotando por 5 minutos, en los cuales, idealmente, se conocen.

No fui porque me siento soltera. O sea, lo soy. Pero no necesito este tipo de eventos sociales. Me lo propuso una amiga, que es la anfitriona, a la que le quedaba un cupo. Me interesó demasiado vivir algo así y, sobre todo, poder escribir al respecto.

Esto fue un día miércoles a las 20:00 hrs, en un bar bien bonito del Barrio Italia. Fui con cero expectativas y, mientras veía llegar a los príncipes encantados, esta decaía aún más.. Sentí que llegaron todos con un aura de ansiedad, casi avergonzados, pero la labor que cumple la anfitriona del evento es súper efectiva. Ella está todo el rato motivándonos, echando la talla y cortando el hielo. ¡Muy bien pensado!

Al principio, nos separaron en grupos de 3 personas, con las que tuvimos que inventar un slogan de la mejor noche de tu vida a modo de rompehielo. Luego, nos vamos todos a una salita a compartir nuestros slogan. El de mi grupo fue realmente malo… y lo peor de todo es que lo inventé yo, porque me autoproclamé inmediatamente presidenta del team.

La tercera etapa constaba de separarnos a las mujeres, de los hombres. Nos llevaron al salón de las citas. Nos indicaron que deberíamos esperarlos sentadas a la mesa y cada una tenía su lugar especial. La anfitriona, antes de que nos instaláramos en nuestros lugares, nos hizo una preparación divertida. Debíamos relajar el cuerpo, con la finalidad de estar libres de estrés por la situación próxima a vivir. Mientras esto pasaba, yo miraba a las chicas del grupo. Eran todas muy lindas. No entiendo porqué podrían estar solteras y porqué era una opción para ellas asistir a una jornada de citas. También pensé que, probablemente, estarían algo decepcionadas de algunos participantes como yo. Y por último, me percaté de que no eran tan mosquitas muertas estas señoritas. Absolutamente todas llevaban escote y un escote bien pronunciado. Así que iban, seguramente, decididas a encontrar pinche.

Nos sentamos y, entonces, llegaron los chicos. Sobre la mesa, teníamos un set de tarjetas con preguntas para incentivar  la conversación, en caso de quedarse sin tema. Con mi primera cita las usé inmediatamente, porque costó mucho que fluyera. Con las otras, me di cuenta de que soy bien líder. Siempre llevé la conversación yo. Quizás estaba relajada porque mi intención era investigar, no conocer chicos, pero evidencié que soy bien simpática y entradora.
Así fueron pasando los 10 muchachos y la verdad es que quedé con una sensación muy distinta a la con la cual llegué. Quizás tuve ciertos aires de grandeza y me reía de la gente que acude a estos encuentros, porque los sentía desesperados y algo patéticos. Pero conociéndolos, conversando con las chicas en el break, conversando con los chicos en las citas, me di cuenta de que es gente linda que, por distintos motivos, ya sea falta de tiempo, ya sea falta de amigos o círculos sociales, no tienen otra instancia para conocer gente. Y que las aplicaciones de citas les ha causado problemas por los perfiles falsos o porque realmente no es grato para ellos conocer personas a través de un celular. Me encontré con 19 personas hermosas, con mucho amor por entregar y muy dispuestos a pasarlo bien, a ser buena onda, a escuchar y ser escuchados. También concluí que esta sociedad es bastante penca. Las aplicaciones para conocer personas nos han hecho aún más superficiales. Seleccionamos personas por su exterior. Ese es el primer filtro que aplicamos. Pero no tenemos idea qué clase de gente son. Y en el SpeedDating pude constatar que es tan lindo conocer gente. No importa cuál haya sido mi intención, o la de ellos, porque conocer quiénes son en verdad, saber cómo hablan, qué piensan y cómo se expresan, revela mucho más de alguien que a lo que puedes acceder por las apps de citas. Me zamarreé a mí misma, porque soy muy defensora de que lo importante es lo de adentro y, sin darme cuenta, estaba enjuiciándolos por el exterior.

La última etapa era entregarle la hoja de apuntes al dueño del asunto, en la que, en resumen, decías si te había gustado o no un chico. Ellos hacían lo mismo y si había match, el organizador te enviaba al otro día el contacto de tu coincidencias. Me fui súper contenta de saber que los 19 nuevos amigos tenían un panorama entretenido un miércoles por la noche y quizás cuántos de ellos encontrarían ese día a alguien especial.

Cin González

www.nitanblog.cl

Recent Posts

Dejar un comentario

Contactanos

Escribirnos y te responderemos lo antes posible. O bien puedes enviarnos un whatsapp al +56963608944

0
error: Contenido Protegido!
tic nerviosoflirting